VIVIENDAS

VALORACIÓN CULTURAL Y ETNOGRÁFICA

Modo de vida de los Montes de Málaga

VIVIENDAS

  El lugar elegido  para levantar la vivienda tenía que cumplir como mínimo dos requisitos.  El primero era que desde la casa se pudiera ver toda la finca y el segundo, y más importante, que el agua estuviera próxima. Se procuraba, en la mayoría  de los casos, que la entrada principal estuviera orientada hacia el sur, para que estuviera así más soleada y resguardada del terral y vientos del Norte. Eran de arquitectura popular, estaban construidas por las propias personas que las habitaban, cuyo arte se transmitía de generación en generación. En relación al volumen construido, algunas son de poco porte y otras forman conjuntos más densificados pues podían vivir varias familias en un mismo lagar. vivi01.jpg (31561 bytes)

Normalmente se distribuían en una planta como El Cerrado, o dos, por ejemplo, El Boticario, siendo esto último lo más frecuente. El número de piezas: cocina, alacenas, horno, dormitorios, escalera, bodegas, lagar, cabreriza, patio, molino de aceite y la disposición de las mismas se realizaba en función del eje principal de la vida cotidiana que era la cocina.

Los materiales utilizados para su construcción fueron los propios del terreno, generalmente pizarra con barro y cal. Sus muros eran de mampostería o de tapial, de piedras pizarrosas y cementados con argamasa de barro. Estaban recubiertos por barro y cal, y tenían un grosor superior a sesenta centímetros que aislaba la vivienda de las inclemencias meteorológicas. En los elementos de mayor resistencia se utilizaban ladrillos grandes y toscos de barro, cocidos artesanalmente. Los techos se construían a una o dos aguas, recubiertos por tejas semicilíndricas de barro cocido. Su cubierta se confeccionaba con cañas entretejidas con cuerdas de esparto y recubiertas por una gruesa capa de barro que se sustentaban sobre troncos transversales de madera. Los suelos estaban empedrados o cubiertos de losetas de barro. Eran motivo de distinción en las casas más nobles las tejas de barro vidriado de colores, las vigas de madera de pino rojo, los cristales en las ventanas, o la existencia de capilla u oratorio.

            En el año 1.928, el Estado expropió 94 fincas. En la actualidad, se han localizado 98 de las que 7 están bien conservadas y las demás en estado ruinoso o desaparecidas.

<<<    Torrijos                             Folklore      >>>