FOLKLORE

VALORACIÓN CULTURAL Y ETNOGRÁFICA

Modo de vida de los Montes de Málaga

FOLKLORE

Un medio físico tan hostil como el existente en los Montes de Málaga y relativamente alejado de la ciudad, por las dificultades de accesibilidad y escasez de medios de transportes, provocaba que las personas que vivían en este lugar, no tuvieran otro medio de sustento que lo que generaban en el sitio. Produciendo este semi aislamiento una conciencia de grupo entre sus pobladores, basada en lazos de cooperación, cimentándose las relaciones personales y haciendo pervivir las tradiciones asociadas a los ciclos de laboreo del campo, de las que aún hoy quedan vestigios que se manifiestan en el folclore de los “Verdiales” y de las casi desaparecidas “Maragatas”. Estas manifestaciones folklóricas estaban presentes en cualquier tipo de celebración, ya fueran bautizos, bodas, cencerradas, matanzas etc. También tenían lugar coincidiendo con determinadas tareas del campo como la siembra, vendimia, poda etc.

VERDIALES

             No se tienen datos históricos del momento en que nacen, aunque todos parecen coincidir en su origen morisco. Son cantes hechos para bailar, bien individualmente, por parejas o tresillo. Este último consiste en realizarlo en grupo de tres personas ; si el trío está formado dos mujeres y un hombre, se le llama (baile del zángano). El hombre baila al compás de las mujeres, procurando no darles nunca la espalda. Las mujeres, por el contrario, harán todo lo imposible, dando vueltas alrededor del hombre. Cuando el baile se hace por un solo bailaor, es costumbre que éste ondee una bandera nacional, con mucho ritmo y gracia; es el conocido (baile de la bandera). 

            Los verdiales son cantes en coplas de cinco versos octosílabos, que suele repetir el primero de ellos en tercer lugar y en ocasiones de cuatro versos, con repetición del primero en tercer lugar y del último, dos veces.

Partido de verdiales

Partido de muchas viñas

Y de muchos olivares

Yo quiero a una niña

Y no me la da su madre.

 

Los instrumentos que se utilizan son la guitarra, el pandero, los platillos, las castañuelas y el violín que aumenta considerablemente su riqueza musical. A todo este conjunto se le conoce con el nombre de “pandas”. Estas están representadas por un “alcalde” que será el encargado, mediante una vara de señalar quién es el que debe cantar en cada momento y de llamar la atención a aquel que se “escarríe”, es decir que pierda el compás. Existen tres estilos de verdiales, el de los Montes, el de Almogía y el de Comares. Este último se diferencia de los anteriores por incorporar el laúd a su música. Todos ellos tienen algo en común: los componentes del grupo aprenden la música de oído, es decir sin leerla en partituras.

            Aunque cualquier momento es bueno para organizar una fiesta de verdiales, existen cuatro fechas claves:

--       Viernes de Dolores.

--     24 de junio. San Juan.

--     30 de noviembre. San Andrés.

--     28 de diciembre. Santos Inocentes.

Es precisamente en esta última fecha cuando se celebra la Gran fiesta de Verdiales, en la que compiten numerosas pandas entre sí, siendo condición indispensable el tener el mismo estilo verdialero. Esta fiesta se ha celebrado en distintos lugares como Venta Nueva, Venta Galwey, Venta Alegre, Venta de El Túnel y actualmente en la Venta San Cayetano, en el Puerto de la Torre.

 

MARAGATAS

 

          También conocidas como Churripampas o Molineras. En ellas, dos parejas cogidas de la mano, se van cruzando entre sí. Los restantes, hacen un ruedo al baile, mientras tocan las palmas y cantan.

            Las coplas que acompañan a este baile son unas rimas populares que expresan el sentir de la persona que las canta, poniendo a veces un punto humorístico, lo que las hace alegres y desenfadadas.

 

Bacalao, lao,lao,

Vino tinto y pan “tostao”

Los ojos de mi morena

Me tienen a mí “chalao”

A mí “chalao” me tiene,

Dónde estará mi morena

Que yo la llamo y no viene,

Que yo la llamo y no viene,

Que yo la llamo y no está.

Bacalao, lao, lao

Dime tú dónde estará.

 

El primer novio que tuve

Lo puse en un plato fino

Se lo comieron los gatos

Creyendo que era tocino.

 

En mi Málaga querida

Tres cosas son principales:

Malagueñas y fandangos,

Maragatas y verdiales.

 

En la casa que hay tres Juanes,

¿cómo se podrían llamar?

Juanico, Juan y Juanillo,

Juanillo, Juanico, Juan.

 

<<<   Viviendas                                     Gastronomía   >>>